Riegos

Descargate la APLICACIÓN D.A.R.A. y gestiona tu riego por aspersion
04/19/2015 - Riegos
Temas:
Aplicaciones

Descárgate la Aplicacion D.A.R.A (Diseño Agronómico de Riego por Aspersión).
Aplicacion_DARA.xls




APLICACIÓN D.A.R.A. (Diseño Agronómico de Riego por Aspersión)
04/11/2015 - Riegos
Temas:
Aplicaciones

Imagen: DARA La aplicación D.A.R.A. (Diseño Agronómico de Riego por Aspersión) permite realizar el diseño agronómico de una instalación de riego por aspersión partiendo de los datos climáticos, de cultivo y de suelo, obteniéndose finalmente el caudal necesario, los tiempos de riego y el número de posturas de riego.
Continuar leyendo ...


Aquadaia. Una app para control del riego
06/25/2014 - Riegos
Temas:
Aplicaciones

Imagen: Aquadia La empresa Daia Intelligent nos envia informacion sobre una app que acaban de lanzar para facilitar el calculo de las necesidades hídricas de nuestros cultivos, Os adjuntamos la nota de prensa, esperamos que os resulte tan interesante como a nosotros.
Continuar leyendo ...


Germinación de semillas
10/23/2013 - Riegos
Temas:
Calidad del agua

Las semillas son, en la mayor parte de las especies de interés agrícola, el principal mecanismo de reproducción. Las semillas están constituidas por un embrión y por compuestos de reserva (glúcidos, proteínas, lípidos), rodeados ambos por las cubiertas seminales. No obstante, esta estructura general varía entre las diferentes especies principalmente en relación al tipo y proporción de los compuestos de reserva y a las características de las cubiertas seminales.

Las semillas, una vez finalizado su desarrollo sobre la planta madre, permanecen en un estado de "reposo" hasta que se dan las condiciones favorables para su germinación. Este estado puede venir determinado por la existencia de condiciones ambientales desfavorables o por la existencia dc factores que actúan desde la propia semilla no permitiendo su germinación. En el primer caso se dice que la semilla se encuentra en un estado de quiescencia y en el segundo que la semilla presenta dormición.

La imbibición de las semillas quiescentes, en condiciones óptimas de temperatura, oxigenación e iluminación, pone en marcha un conjunto de mecanismos fisiológicos que permiten su germinación y el posterior desarrollo de la plántula.

Imagen: cereales

La Germinación se inicia con la entrada de agua en La semilla (imbibición) y finaliza con el comienzo de la elongación de la radícula. En condiciones de laboratorio, la posterior rotura de las cubiertas seminales por la radícula es el hecho que se utiliza para considerar que la germinación ha tenido lugar (criterio fisiológico). Sin embargo en condiciones de campo, no se considera que la germinación ha finalizado hasta que se produce la emergencia y desarrollo de una plántula normal (criterio agronómico).

Fases de la Germinación

1.- Imbibición La primera etapa de la germinación se inicia con la entrada de agua en la semilla desde el medio exterior (imbibición). La hidratación de los tejidos de la semilla es un proceso físico con una duración variable según la especie considerada. Así, las semillas de guisante apenas se imbiben durante las tres primeras horas, mientras que en apio, la entrada de agua se completa en unos 30 minutos. En otras especies, como es el caso de muchas leguminosas, la entrada de agua está dificultada por las cubiertas seminales, siendo necesario que éstas se alteren mecánicamente para que la imbibición tenga lugar.

Una vez que la semilla se ha hidratado, comienzan a activarse toda una serie de procesos metabólicos que son esenciales para que tengan lugar las siguientes etapas de la germinación. En esta fase de la germinación, si las condiciones del medio lo determinan, la semilla puede deshidratarse retornando a su estado inicial. En general, esta deshidratación no afecta negativamente a las semillas, las cuales pueden posteriormente volver a hidratarse y reiniciar el proceso de germinación. No obstante, en algunas especies, una deshidratación prolongada puede implicar la transformación de las semillas en "semillas duras", que se caracterizan porque se imbiben muy lentamente. Este fenómeno es frecuente en leguminosas, por ejemplo en judía, lo que determina una germinación más lenta y heterogénea.

Otros factores que pueden influir en esta etapa de la germinación son: la falta de agua en cantidad suficiente, el exceso de agua, la velocidad de hidratación o la temperatura a la que tiene lugar la imbibición.

La sensibilidad de las semillas a la falta de agua (déficit hídrico) es variable según la especie. No obstante, la velocidad de germinación suele ser menor cuando la semilla ha estado sometida a déficit hídrico; igualmente se ha observado que en estas circunstancias las semillas son más susceptibles a las infecciones por hongos.

Un exceso de agua también puede llegar a ser desfavorable al dificultar la llegada de oxígeno al embrión. Por ello algunas especies impiden la germinación, en presencia de un exceso de agua, generando una capa de mucílago que dificulta la entrada de suficiente oxígeno como para que se inicie la germinación.
En otros casos, la hidratación rápida de la semilla puede provocar alteraciones de tipo mecánico (rotura del eje embrionario) que afecta a la germinación y al posterior establecimiento de la plántula: este fenómeno es habitual en semillas de judía.

Por último, la imbibición a baja temperatura de las semillas de algunas especies, sobre todo de origen tropical y subtropical, puede provocar alteraciones en el posterior crecimiento y desarrollo de las plantas. Este es el caso del algodón y de la soja, en las que si sus semillas son imbibidas a una temperatura inferior a 5°C. 5e produce un escaso crecimiento de las plantas y la aparición de anormalidades durante el desarrollo de las raíces.

2.- Germinación en "sentido estricto"
Una vez que la semilla se ha hidratado adecuadamente, se entra en una segunda etapa del proceso de germinación, la denominada fase de germinación "sensu stricto", que se caracteriza, entre otros aspectos, porque se produce una disminución en la absorción de agua por las semillas. Durante esta etapa tiene lugar una activación generalizada del metabolismo de la semilla, lo cual es esencial para que se desarrolle la última fase del proceso de germinación, la de crecimiento.

3.- Fase de crecimiento
En esta última etapa de la germinación, paralelamente al incremento de la actividad metabólica, se produce el crecimiento y emergencia de la radícula a través de las cubiertas seminales.

Las semillas que han alcanzado la fase de crecimiento no pueden volver a etapas anteriores y en el caso de que las condiciones del medio no permitan que esta fase pueda seguir adelante, la semilla morirá.

Una vez que la radícula ha roto las cubiertas seminales, se inicia el desarrollo de la plántula, proceso complejo y variable según las especies, que implica un elevado gasto de energía que se obtiene mediante la movilización de las reservas nutritivas de la semilla.



Olivo. El agua de Riego
07/14/2013 - Riegos
Temas:
Calidad del agua

El olivo para su normal desarrollo exige una buena alimentación hídrica, coincidiendo la época de mayores necesidades con los meses de verano y dependiendo en gran medida de su correcto aporte el que se produzcan alteraciones de los frutos (pequeñez, falta de tamaño y arrugamiento de los frutos -agostamiento-, madurez anormal), frenado del desarrollo de las brotaciones, débil desarrollo floral y aborto del pistilo, vecería, etc.

Igualmente, y en lo referente a su calidad, a pesar de que el olivo es un árbol que presenta una buena tolerancia a las sales, el agua es un factor limitante para el desarrollo y producción de los árboles, ya que muchas veces contiene gran cantidad de éstas disueltas en la misma, que se incorporan al suelo con el riego y que según el predominio de una u otras producirán efectos más o menos nocivos para el arbolado.

Gota d'água Así, cuando en un agua de riego predominan sales de sodio en forma de cloruros o de sulfatos, hablamos de aguas salinas, mientras que si el sodio (Na+) se encuentra asociado a formas carbónicas formando carbonatos y bicarbonatos (C03H= y C03H2-), reciben el nombre de aguas alcalinas, que son inadecuadas para el olivo.

Atendiendo a la calidad del agua con arreglo a la concentración salina (conductividad eléctrica expresada en decisiemens/metro), se puede aceptar la siguiente clasificación:


COND. ELÉCTRICA (dS/m) CALIDAD DEL AGUA
Menor 1 Excelente a buena
1-3 Buena a marginal
Mayor 3Marginal a inaceptable


Con arreglo al índice de carbonato sódico residual, las aguas se clasifican en :

CALIDAD DEL AGUA ÍNDICE meq/l.
Buena Menor a 1,25
Regular 1,25 – 2,50
Mala Mayor a 2,50


Refiriéndonos al olivo, podemos establecer la siguiente tabla interpretativa del análisis de agua, de acuerdo con los problemas que se nos pueden presentar: Imagen: tabla agua problemas parametros

Cuando el sodio se encuentra en proporciones elevadas en el agua de riego, desplaza al calcio del complejo arcillo-húmico, produciendo dispersión de las partículas finas y ocasionando una disminución de la permeabilidad y aireación del suelo, de ahí la importancia de mantener el grado de humedad suficiente para que los efectos del sodio no sean tan acusados. A veces, dependiendo de la salinidad, es necesario realizar aportes extraordinarios de agua para cubrir las necesidades de lavado del suelo y evitar la concentración excesiva de sales en el mismo.
Estos aportes se añaden a las necesidades reales del árbol, aumentando el volumen de riego con arreglo a la salinidad del agua. La siguiente tabla da una idea orientativa, reflejando en porcentaje el aumento de la dotación que debemos realizar:

C.E. (dS/m) AUMENTO DE LA DOTACIÓN DE AGUA DE RIEGO (%)
0,5 3
1 6
2 12
3 19
4 25


Por otra parte, existen variedades que manifiestan una determinada tolerancia a la salinidad. Por tanto, en caso de nuevas plantaciones habrá que elegir la misma de acuerdo con las condiciones de agua-suelo que se tenga en la explotación.




Página Siguiente>>